La Final de Copa Davis será en

Idiomas:

www.daviscup.com

17 noviembre 2012

El Blog de Joan Balcells: El equipo de 2000 y el de ahora


ARTÍCULOS

Por 

  • Joan Balcells

Foto: Martin SidorjakFinal 100

Me gustaría hacer una comparativa entre los equipos de España de la final de 2000 y la actual. Creo que el cuarteto de este año está orientado claramente a confiar los individuales en Ferrer y Almagro, mientras que Granollers es un comodín excepcional que juega el doble como un maestro pero que puede jugar fácilmente el individual con garantías, en caso necesario. Marc López es un “maestro” en dobles, siendo un caso curioso de adaptación desde el individual y jugando la mayoría de los puntos desde el fondo de pista.

El equipo de 2000 era un grupo más orientado hacia los individuales por la fuerza del equipo en esa modalidad, tres “singlistas” puros de categoría top-10 y un falso especialista en dobles, como era yo, con un ranking individual alrededor del 50 ATP. La principal diferencia es que los jugadores actuales ya han demostrado que son capaces de ganar eliminatorias fuera de casa (incluyo a Verdasco y a Feli, por supuesto en el grupo), algo que en nuestro caso era un poco más difícil, a pesar de tener grandes resultados en otras superficies.

Creo que ésta es la razón del éxito de las cinco Copas Davis ganadas en los últimos 12 años: la adaptación de los jugadores a las pistas rápidas, lo que aumenta las opciones de victoria en esta exigente competición.

Permitidme también hacer una mención especial a Fernando Vicente y explicar la categoría de persona que hay detrás de esa apariencia, en ocasiones, despreocupada. Me gustaría explicar un poco mi primera convocatoria de Copa Davis y de cómo un cúmulo de coincidencias condujeron hacia un cambio radical en mi vida y a la consecución de la primera Davis.

En el Mallorca Open de 1999, mi ranking era alrededor del 280. Pasé la fase previa y me tocó en primera ronda Carlos Moyá. Tras derrotarlo y perder en segunda ronda, alcancé las semifinales en la modalidad de dobles con mi compañero Julián Alonso. Acabado el partido y con la emoción de la victoria, a Julián se le ocurre llamar al entonces capitán del equipo español, Manolo Santana, sugiriéndole que me llevara para Nueva Zelanda como posible integrante del equipo.

Tras la llamada, recibo con incredulidad la respuesta positiva de que me voy a las antípodas con el equipo, en gran medida por la negativa de los principales jugadores a desplazarse a la otra punta del planeta para jugar el play-off de descenso del Grupo Mundial. En principio voy como quinto jugador, pero después de unos días de entrenamiento en Christchurch, Fernando Vicente se autodescarta en una reunión que tenemos con todos los miembros del equipo, y sugiere mi participación en el dobles de una manera totalmente altruista, cediendo su plaza a pesar de desplazarse 30.000 km lejos de casa.

Por supuesto, aún le estoy agradecido por aquel gesto. Tuve la fortuna de poder aprovechar esa oportunidad hasta el día de hoy. Significativo, desde mi punto de vista, cómo una idea o casualidad puede cambiar el curso de una vida y de muchas cosas que hay alrededor de ella.

Ayer vi esa misma sensación en la mirada de Marc López cuando me crucé con él en la pista del O2 Arena. Quién le iba a decir que después de disputar los torneos Futures, con las dificultades que ello conlleva, se encontraría aquí con los mejores jugadores del mundo en una final de Copa Davis y “maestro” de dobles entre muchas otras cosas.

Contenidos relacionados

 
  • TWITTER

  • FACEBOOK

 

© ITF Licensing (UK) Ltd. Todos los derechos de propiedad reservados. Ninguna parte de esta página web podrá ser duplicada, redistribuida o manipulada de ninguna forma. Cuando accede a la información de esta página web, se atiene a nuestra Póliza de Privacidad y nuestros Términos y Condiciones.

Creado por Umbraco

Diseñado por New Brand Vision