La Copa Davis vuelve en:

Idiomas:

10 julio 2011

Francia se muestra muy superior a Alemania


REPORTAJE

Por 

  • Chris Bowers

Foto: Paul ZimmerHinchas Franceses

Hubo un momento, justo antes de que se golpease la primera bola del Alemania - Francia, que resumió lo dura que iba a ser la eliminatoria para Alemania. Los germanos llegaron a esta eliminatoria con grandes expectativas pero cuando los dos equipos saltaron a la pista antes del primer partido y los himnos nacionales sonaron por megafonía, la fuerza que mueve al equipo francés en esta Copa Davis por BNP Paribas se hizo evidente.

No es nada concreto que se pueda tocar con los dedos. El equipo francés siempre se abraza y canta mientras suena La Marsellesa, siempre es animado por cientos de fans vestidos y pintados de azul. Cualquiera que observe al personal de la Federación Francesa se dará cuenta de que cuando Francia juega la Copa Davis, lo hace con un nivel de organización que bordea con la precisión militar.

Había algo en la satisfacción que los fans franceses sentían cuando cantaban su himno que sonó como un aviso a los anfitriones. La verdad es que muchos de los aficionados locales aún no habían llegado porque era muy temprano y, al vivir cerca del recinto, se lo podían tomar con calma. Así que el mensaje llegó claramente: Alemania lo tendrá que hacer todo perfecto o caerá presa de uno de los equipos más duros de la historia de la Copa Davis.

Las esperanzas alemanas tenían su fundamento. Este ha sido un buen año para el tenis alemán, gracias en gran medida a un nuevo trío de carismáticas jugadoras (Andrea Petkovic, Julia Goerges y Sabine Lisicki) y a los hombres tampoco les ha ido del todo mal. Florian Mayer se ha metido entre los 20 primeros del ranking a la edad de 27 años y Philipp Kohlschreiber y Philipp Petzschner jugaron una final totalmente alemana sobre la hierba de Halle el pasado mes, además tanto Petzschner como Christopher Kas han estado en forma en dobles a lo largo del año. Otro factor es que la estadística de encuentros contra Francia era tan mala que parecía que había llegado el momento de mejorarla. Y el ambiente era muy bueno bajo la batuta del capitán Patrik Kuehnen.

El problema para Alemania es que Francia tiene un espíritu de equipo tan bueno o mejor que el de los germanos y, además, cuatro jugadores entre los 20 primeros. El número 18, Gilles Simon, viajó con el equipo a pesar de no tener plaza en el equipo después de la inclusión del doblista Llodra. Era claro que Alemania no podría desperdiciar ninguna oportunidad si quería causar problemas a sus vecinos del otro lado de Rin.

Lo que hubiese pasado si Florian Mayer no hubiese sufrido calambres en ambas piernas cuando estaba sirviendo para ganar el partido frente a Gasquet entra dentro del terreno de las conjeturas. Quizá el resultado final hubiese acabado siendo el mismo, pero al menos los alemanes se hubiesen quitado la espinita que tienen clavada desde hace décadas: ganar un partido "vivo", es decir, con la eliminatoria por decidir, contra Francia. Quizá este hecho hubiese ayudado a Kohlschreiber a jugar su mejor tenis contra Monfils y hubiese generado una expectación que, francamente, faltó.

Hay algo especial en un encuentro entre un equipo local esperanzado y un visitante muy poderoso. Si el desafío se enciende, el espectáculo se crece y gana fuerza por sí solo, el tenis se vuelve así puro drama deportivo. Si no se enciende, se puede volver muy soso, y eso fue lo que ocurrió. Petzschner salvó un poco del honor alemán con una victoria por 63 64 contra un resacoso Michel Llodra en el primer encuentro del domingo, mientras que Jo-Wilfried Tsonga dejó el definitivo 4-1 en el marcador con una victoria en dos sets sobre Kohlschreiber 76(3) 76(5). Los franceses acumulan así 18 partidos "vivos" ganados de manear consecutiva frente a los alemanes, una racha que se remonta a 1953, cuando Gottfried von Cramm venció a Paul Remy. No es una sorpresa que el capitán alemán Kuehnen dijese "A los franceses les gusta jugar contra Alemania."

La diferencia horaria entre Stuttgart y Texas es de ocho horas así que los franceses no pudieron celebrar plenamente el triunfo a pesar de que el ambiente del último día fue bastante bueno con un buen número de gestos de camaradería entre ambas aficiones. El equipo francés está ansioso por poder jugar de nuevo en casa y espera que los americanos ganen los dos partidos que restan del EE.UU. - España. Sería una semifinal de ensueño contra los americanos en Roland Garros. Si España gana, los galos tendrán que viajar al sur para jugar su tercera eliminatoria fuera del año.

No fue una eliminatoria para el recuerdo, pero los franceses no la olvidarán. Una vez más Guy Forget tiene un equipo que es más grande que la suma de sus partes y las partes, esta vez, son muy grandes.

Contenidos relacionados

Artículos relacionados

    • Alemania intentará desarmar a Francia

      06 jul. 2011

      Aún, con Richard Gasquet y Gael Monfils en los individuales, y Llodra y Tsonga en los dobles, los germanos lucharán por dar una sorpresa frente a los galos

    • Francia acelera hacia semifinales

      08 jul. 2011

      Gael Monfils, por la vía rápida, y Richard Gasquet, remontando un partido insólito en cinco sets, sumaron los dos primeros puntos en el primer día contra Alemania.

    • Francia completa su pase a semifinales

      09 jul. 2011

      Francia se ha asegurado un puesto en las semifinales de la Copa Davis por BNP Paribas tras vencer el partido de dobles.

Series relacionadas

GER Flag Germany v France FRA Flag 8-10 jul. 2011 Ver detalles

Equipos relacionados

  • Más fotos

    • Hinchas FrancesesPhilipp Petzschner (GER)
    • Philipp Kohlschreiber (GER)Jo-Wilfried Tsonga (FRA)
    • Hinchas AlemagneNicolas Kiefer (GER)
     
 
 

© ITF Licensing (UK) Ltd. Todos los derechos de propiedad reservados. Ninguna parte de esta página web podrá ser duplicada, redistribuida o manipulada de ninguna forma. Cuando accede a la información de esta página web, se atiene a nuestra Póliza de Privacidad y nuestros Términos y Condiciones.

Creado por Umbraco

Diseñado por New Brand Vision