Idiomas:

www.daviscup.com

07 noviembre 2012

¿Quién ganará la final?...los expertos opinan


ARTÍCULOS

Por 

  • ITF

Foto: Paul ZimmerDavid Ferrer (ESP)

Joan Solsona (Marca)

El espíritu de Mar del Plata y Austin

Para España es una gran prueba volver a jugar una final de Copa Davis como visitante después del último y exitoso precedente de Mar del Plata en 2008. La situación, con respecto a esa eliminatoria contra Argentina, se asemeja en algunos aspectos, por ejemplo la 'Armada' no contará con su número 1 Rafael Nadal, pero difiere en que la República Checa llegará con sus dos grandes bazas, Tomas Berdych y Radek Stepanek, en el mejor momento de la temporada. Hace cuatro años, Juan Martín Del Potro llegó a la cita renqueante y acabó lesionado.

La selección que capitanea Álex Corretja sabe que debe ir a por los dos puntos que jueguen ante Stepanek, un tenista veterano de 33 años y al que le puede pesar jugar tres partidos seguidos al mejor de cinco sets en tan sólo tres días, y también a por el partido de dobles. Los dos duelos ante Berdych se presentan complicados por el nivel del checo, que vendrá de disputar las ATP World Tour Finals en Londres, y al que benefician las condiciones de juego: en Praga se montará una superficie rápida bajo techo, lo que beneficia a pegadores como el flamante semifinalista del US Open.

España, siempre que ha faltado Nadal, ha dependido del estado de David Ferrer, el líder del equipo en la presente campaña y que ha ganado los cuatro partidos individuales disputados, tres de ellos ante tenistas de la talla de Jürgen Melzer, Sam Querrey o John Isner. El espíritu de Mar del Plata o de la última eliminatoria ganada como visitantes en Austin contra Estados Unidos es el que debe reinar en el vigente campeón de la competición si quiere retener la corona.

Sebastián Fest (DPA)

Por localía, por superficie, por el dobles y por el gran tenis que es capaz de desplegar el impredecible (e inconsistente, de lo contrario lucharía por el número uno) Tomas Berdych, creo que los checos tienen una leve ventaja sobre España a la hora de establecer favoritos en la final de la Copa Davis.

Neus Yerro (Sport)

Otra final de Copa Davis, la séptima que voy a cubrir. Como hace cuatro años, lejos de casa. Como entonces, frente a un equipo con un enorme potencial. Todas las circunstancias son favorables a República Checa como lo fueron para el equipo español en la final que les enfrentó a los checos hace tres años (2009) en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Praga acogerá un duelo entre dos grandes conjuntos que presentan una enorme diferencia: mientras el capitán español, Alex Corretja, dispone de una baraja para confeccionar sus equipos (pese a la ausencia, como en 2008 en Mar del Plata de su número uno, Rafa Nadal); Jaroslav Navratil, su homónimo checo, basa todo su arsenal en dos hombres, Tomas Berdych y Radek Stepanek. Un contratiempo, aunque no lo deseamos, con alguno de ellos puede significar un auténtico revés para sus intereses.

República Checa ha elegido la superficie que mejor se adapta a los suyos. Dura y rápida. Muy parecida en sus condiciones de juego a la de Mar del Plata, aunque Berdych y Stepanek se perfilan más letales, en especial tratándose de Copa Davis: formando pareja sólo han perdido un partido de los 12 que han disputado así que a Marcel Granollers y Marc López les aguarda una misión complicada.

Y otro detalle a tener en cuenta. Es la primera final que los checos juegan en casa desde 1980, año en que se hicieron con su, hasta hoy, primer y único título. Entonces, como ahora, en Praga y siendo también dos hombres quienes llevaban el peso del equipo: Ivan Lendl (que estará en la grada apoyando al equipo) y Tomas Smid...

La historia es caprichosa y suele repetirse.

Miguel Luengo (EFE)

La final de la Copa Davis este año se prevé espectacular. No solo porque el equipo español, con o sin Nadal en su filas, ha demostrado que es capaz de jugar bien en cualquier superficie, y véase si no, la eliminatoria ganada a EE.UU. a domicilio el año pasado en Austin, si no porque el carácter de la formación que dirige Alex Corretja ha cambiado definitivamente. No se teme a la derrota, ni al descalabro. Más bien a los jugadores les atrae el desafío.

Quizás la final ganada a Argentina en Mar del Plata en  2008, fue factor decisivo para que el equipo español se afianzara como visitante. Allí tampoco jugó Nadal y sacaron adelante un choque para lograr una victoria que pocos auguraban, en una pista, si no similar a la  “Novacrylic Ultracushion System" elegida por los checos, si igual o más rápida.

Por parte de la República Checa, el factor campo va a jugar un factor decisivo. Su público les servirá a buen seguro de apoyo incondicional a un equipo ya de por si temible, con ansia de victoria en Tomas Berdych y Radek Stepanek. La Copa Davis tiene una deuda especial con los checos, máxime después de la victoria histórica contra Argentina en semifinales en el hasta entonces inexpugnable Parque Roca.

Esos dos factores hacen de esta final algo más que una simple confrontación por el título. Es un choque entre dos equipos con nervio, que creen en el triunfo, más que en hacer un buen papel  o en salir dignamente derrotados.

En el conjunto checo hay un jugador, Stepanek, que sabe que esta puede ser la última oportunidad de su ya dilatada carrera en obtener una Ensaladera. Y ya ha asegurado que se va a dejar el alma en esos tres días. Berdych ya ha reconocido que también se esprimirá al máximo aunque llegue agotado de su concurso en el Masters en el O2 Arena de Londres. Los dos es probable que jueguen los tres días asumiendo el cansancio tanto mental como físico que ello conlleva, pero la ocasión es única y además ya están acostumbrados a hacerlo.

Será por tanto, una final, si no de récords, si de un inusitada expectación cada día porque cada punto en disputa, significará agarrar con más fuerza y poco a poco el trofeo.

Jose Manuel Cuéllar (ABC)

No hay ninguna razón matemática, estadística o de de diferencia de juego que augure una derrota de España ante la República Checa en Praga. Nada de nada. Pero vamos a palmar. Así de claro. No es algo raciocinio, sino un pálpito. Cierto que con ese mismo pálpito viajamos a Mar de Plata, sitio de inolvidable recuerdo por razones varias..., y luego ganamos, pero esta vez suena que pintan bastos.

En realidad, la igualdad es casi total. Ferrer lleva 5-3 con Berdych y 6-3 con Stepanek, algunas de sus victorias conseguidas en hard, pero ninguna de ellas fue lograda ante este Berdych aupado en el mejor momento de su carrera. Stepanek es el 35, pero es un tipo Davis, doblemente peligroso, y siempre ha sido un top ten potencial, con un tenis de muchos más quilates de lo que demuestran sus resultados. Nico está 3-7 con Tomás y 1-2 con Stepanek. Mal asunto, y peor será el doble porque ellos son fortísimos y los nuestros están en evolución.

Si estuviera Rafa, un buen Rafa, otro gallo cantaría, pero no va a estar, y huele a chamusquina alrededor de la bandera española. Me da que palmamos, y veremos a ver si levantamos cabeza a partir de ahora.

Manuel Poyán (Eurosport)

Españoles y Checoslovacos se han cruzado ya unas cuantas veces en Copa Davis. La primera vez en 1931, con tenistas legendarios en ambos países como Manuel Alonso o Roderik Menzel.  No se han cruzado tantas veces pero si en las eliminatorias han intervenido grandes del tenis de ambos países. Jan Kodes, Jan Kukal, Frantisek Pala, padre de Petr , capitán de Copa Federación. Por parte española Manuel Santana, Manuel Orantes, Juan Gisbert, Jose Luis Arilla.  En 1971 se jugó en tierra batida en Praga. Ahora la República checa opta por la pista cubierta y rápida para la final de 2012.

En 2004 se jugó en Brno. Debutó un tal Rafa Nadal pero cedió ante Jiri Novak. Eso sí, Feliciano López le colocó 33 aces a un debutante checo Tomas Berdych. Con ello España lograba empatar a dos. Luego Rafa Nadal derrotó a Radek Stepanek. España acabó ganando la Davis ese año 2004.

La última cita entre ellos fue la final de la Copa Davis del 2009 en San Jordi, Barcelona. El peso de la eliminatorias en este 2012 por parte checa lo siguen llevando Berdych y Stepanek. David Ferrer y Nicolás Almagro, tal vez, al igual que Marc López y Marcel Granollers.

No creo que pongan una pista de hielo en Praga. El escenario se construyó para un mundial de hockey hielo. Tras ver como resta David Ferrer o saca Nicolás Almagro, los españoles  deben demostrar que la pista cubierta ya no tiene secretos para ellos. Hay que mantener el apetito por la sexta Davis. Para Chequia, que ya ganó la Copa Davis en la época de Ivan Lendl, es una gran ocasión. A disfrutar.

Contenidos relacionados

  • Más fotos

    • David Ferrer (ESP)David Ferrer (ESP)
    • Juan Carlos Ferrero (ESP)Radek Stepanek (CZE)
    • Radek Stepanek (CZE) y Tomas Berdych (CZE)
     
 
 

Nuestros patrocinadores

Sponsors internacionales de la final de Copa Davis 2014 Francia v Suiza

© ITF Licensing (UK) Ltd. Todos los derechos de propiedad reservados. Ninguna parte de esta página web podrá ser duplicada, redistribuida o manipulada de ninguna forma. Cuando accede a la información de esta página web, se atiene a nuestra Póliza de Privacidad y nuestros Términos y Condiciones.

Creado por Umbraco

Diseñado por New Brand Vision