Idiomas:

www.daviscup.com

07 septiembre 2012

El fascinante viaje de Jean-Julien Rojer


ARTÍCULOS

Por 

  • Jorge Viale

Foto: TwoWingsJean-Julien Rojer (NED)

De una pista de cemento con rajaduras y plantas que se filtraban por los agujeros... a un sueño de Grupo Mundial de Copa Davis en un estadio para 6.000 personas. El recorrido de Jean-Julien Rojer comienza en Curaçao hace más de dos décadas y tendrá un capítulo especial en la próxima serie en la que Holanda buscará vencer a Suiza en la arcilla del estadio Westergasfabriek, en Amsterdam. Si bien el equipo local pudo vencer al suizo tres de las siete veces que se enfrentaron, todavía no lo ha logrado en condición de local.

“Tenemos potencial de Grupo I y a eso apuntamos”, afirma el doblista nacido en Curaçao hace 31 años. Si bien será apenas su tercera serie como titular en el equipo holandés (todas como local), Rojer tiene amplia experiencia en Copa Davis, ya que debutó en la competencia a los 16 representando a las Antillas Holandesas (disueltas en octubre de 2010).

Un pasado en el Caribe

Ronald Liverpool, Wilbur Callender, James Betts, Yari Bernardo son algunos de los colegas con ranking de cuatro dígitos -o sin ranking- que enfrentó Rojer en sus primeros años en la Copa Davis. Los clubes y estadios eran familiares, ya que durante su carrera como juvenil, había visitado países de América Central.

“Costa Rica es uno de mis favoritos, en el Country Club jugué la Copa del Café en juniors. Amo ese lugar y tengo grandes recuerdos de allí. Fue mi mejor victoria en la Davis la que logré contra Juan Antonio Marín, 9-7 en el quinto en dobles. También lo vencí en single. No lo olvidaré”, destaca Rojer, que durante la entrevista repetirá la palabra “suerte”. “Ocurre que se necesita suerte para ser profesional y vivir de esto, al menos en mi caso”.

Jean-Julien creció observando a su hermano mayor, Jamil, en la cancha de cemento cercana a su casa en Curaçao. La cancha estaba rajada, “decorada” en su interior con esas malas hierbas que crecen, indómitas, “pero era una de las pocas canchas que hay en la isla, y era nuestra”, valora él. A los seis años, motivado por su hermano, Jean-Julien comenzó a tomar clases.

“Tuvimos suerte como familia, no éramos los más ricos, tampoco los más pobres de la zona. Podíamos viajar un poco. Curaçao está cerca de Miami, así que allí jugué torneos sub 8, sub 10 y sub 12. Un entrenador de Miami me vio potencial y, a los 13 años, me senté con mis padres y les dije que quería jugar al tenis. Me mudé a la casa del entrenador, aprendí inglés, algo de español por estar en esa ciudad y seguí con el colegio, luego la secundaria, todo en Estados Unidos. Al mismo tiempo, jugaba al tenis”, relata.

El deporte y los estudios

“Mis padres siempre enfatizaron que su deseo era que jugara y estudiara. Por supuesto, son mayores y conocen de la vida más que yo. Saben que al tenista puede pasarle cualquier cosa en la carrera profesional, todo puede cambiar muy rápido”. Rojer vivió en Miami hasta los 18, cuando se mudó a Los Angeles para estudiar en la UCLA. Representó a la universidad en el torneo nacional –llegó a ser el singlista Nº 1- mientras seguía la carrera de sociología.

Al tercer año de estudios, decidió volcarse por completo al profesionalismo. Ya no más mezclas. “Tenía 21 años. Sentía que era lo suficientemente grande para probar, podía sobrevivir e intentar vivir del tenis”. Sus compañeros de generación juvenil servían de ejemplo: Coria, Feña González, Federer, Mathieu, Olivier Rochus, Robredo, comenzaban a lograr resultados en el circuito. “Yo fui uno de los que no llegó (sonríe). Me tomó más tiempo y lo hice de otra manera”, resume.

Le quedó pendiente un año de la carrera. “Quiero terminarla, es lindo tener el título; no muchos tenistas lo logran. Quizá también haga algo de management deportivo”. De sociología, apunta, le interesó “entender al mundo, el comportamiento de la gente, cómo funcionan las cosas. Por supuesto, hay muchas orientaciones y especializaciones. Sociología era una carrera fácil en el sentido de que podía llegar cansado del tenis e igualmente estar concentrado para leer. Si hubiera sido matemáticas, a la noche y con el cansancio, los números empezarían a moverse”.

Con nacionalidad holandesa

Después de una carrera de singles por futures y challengers, Rojer decidió pasarse definitivamente al doble, especialidad en la que hoy es el 20º del mundo. Durante sus años de singlista, atravesó los grupos IV, III y II con el equipo antillano.

“Crecí en la zona de América Central, en Barbados, Jamaica, Trinidad. Jugábamos en esos lugares familiares para mí, disfrutaba mucho ahí. Este año cambié mi nacionalidad para poder representar a Holanda. Fue un paso adelante en mi carrera. Me gustó mucho la etapa en la zona IV, pero también quería jugar en el máximo nivel, estadios más grandes, instancias más importantes, y Holanda tiene una gran tradición en el tenis. Quise tener un poco de los dos mundos”, explica Rojer.

“No es fácil llegar como jugador nuevo a un equipo. Los singlistas holandeses pueden jugar también dobles, pero no tenían a un doblista específico. Si no jugaba, inclusive podía ayudarlos con jugadas: estudié el dobles, es lo único que hago, conozco de estrategia, posicionamiento, jugabas, que te dan más opciones de ganar el punto”.

El debut en la Zona Europea, ante Finlandia, ocurrió en febrero, y terminó en victoria en el doble que integró junto con Robin Haase. En abril, se unió a Igor Sijsling para vencer a los rumanos por 9-7 en el quinto set.

“Es gracioso: en el segundo partido estuve más presionado que en el primero. En el debut, entré al estadio y el clima era increíble, todos vestidos de naranja, gritando tan fuerte... Como no nací en Holanda, no sabes cómo te van a aceptar. Lo que sí sabes es que la mejor forma de que te acepten es ganando. En el primer partido, la excitación me llevó, pero en el segundo, estaba más nervioso”.

¿Le gustaría enfrentar a una Suiza con Federer o sin él? “Es una buena pregunta (piensa). Personalmente, no quiero que juegue porque quiero ganar. Nunca llegué al Grupo Mundial y es una de las razones por las que me sumé al equipo holandés. Si Roger juega, será muy difícil. Si no lo hace, nos dará más chances, pero no define nada, ellos tienen grandes jugadores”, elogia.

Mientras el tenis holandés atraviesa cambios –el director ejecutivo dejó su cargo y asoma una nueva dirección-, Rojer confía en el potencial del equipo a la vez que destaca una falencia el mismo.

“Tenemos grandes jugadores, y siempre digo esto. Ellos son muy buenos amigos míos pero si pudiera cambiar algo, sería la mentalidad. Con una más fuerte, seríamos mejores. Sijsling esta jugando muy bien, Thiemo de Bakker y Haase fueron 40 del mundo, Jessie Huta Galung es muy buen tenista, hay muchos que pueden jugar, pero debemos alentarnos entre nosotros, no pelearnos y hacernos más fuertes en lo mental. Es difícil hacerlo sólo en dos semanas de Copa Davis, pero siempre se los recuerdo, y lo aliento. Si somos más duros mentalmente, podemos lograrlo”.

Contenidos relacionados

Series relacionadas

NED Flag Netherlands v Switzerland SUI Flag 14-16 sep. 2012 Ver detalles

Equipos relacionados

Jugadores relacionados

 
  • TWITTER

  • FACEBOOK

  • ENTER WIDGET TITLE

    Héctor Riazuelo

    Autor del blog ‘Fue buena’ y ex gurú tenístico del deportivo argentino Olé (1997-2010), actualmente Jorge Viale es columnista del sitio latino de ESPN.

    Viale ha colaborado con la revista de la ATP “Deuce”, y varios diarios internacionales como el suizo “Blick”, el francés “L’equipe”, “Titan Sports” en China o el británico “Sunday Telegraph”. Además de escribir para el portal Tennis.com, la agencia alemana DPA, así como Playboy México.

    Jorge es un periodista de fondo cubriendo Copa Davis, Fed Cup, Grand Slam, Masters 1000 y Copa Masters alrededor del mundo.

 

© ITF Licensing (UK) Ltd. Todos los derechos de propiedad reservados. Ninguna parte de esta página web podrá ser duplicada, redistribuida o manipulada de ninguna forma. Cuando accede a la información de esta página web, se atiene a nuestra Póliza de Privacidad y nuestros Términos y Condiciones.

Creado por Umbraco

Diseñado por New Brand Vision